La respuesta clara y sencilla a la pregunta ¿A.C. Milan está fracasando en la UCL? es un si, y los datos lo demuestran: tres partidos jugados, tres derrotas, últimos lugar en su grupo. ¿Es un fracaso? Si, pero creo que quedarnos solo con eso es limitar mucho el panorama real de lo que hoy en día son los rossoneros.

El Milan viene de 7 años sin participar en UCL, y ya hace tiempo que se dejó atrás ese equipo lleno de figuras, ya no hay un Inzaghi, Kaká, Pirlo, Maldini o Gattusso; y pese a eso, han complicado al Liverpool de Klopp y muy probablemente tuvieron que ganar al Atlético de Madrid si el arbitraje hubiera trabajado de una mejor manera. La falta de profundidad en la plantilla se vió hoy frente al Porto, un equipo lastrado por las lesiones no le pudo competir a los dragones y cayeron derrotados por la mínima.

Y no es ser mediocre y no es conformarse, es ser realistas y saber que por el momento, el Milan todavía no puede competir en Europa. Y en caso de confirmarse la eliminación, buscarán replicar lo hecho por su odiado vecino en la temporada anterior, donde a pesar de la caída en Champions obtuvieron el título de liga. Y por el momento los rossoneros van por un buen camino, al mantener una batalla al tú por tu con el Napoli por el liderato de la competición doméstica.

La casi inevitable eliminación de Champions es un fracaso, pero también representa una oportunidad, una posibilidad de centrar toda la artillería al objetivo principal del equipo, que es volver a pelear la Serie A, volverse a consagrar como un equipo atractivo para el talento y poco a poco, volver a ser ese club temido en Europa. Hay un dicho que dice “Roma no se construyó en un día” y en mi opinión Milán tampoco. La realidad es que el proyecto de Pioli ha cayado más de una boca y tiene la posibilidad de seguir consolidándose a pesar de este duro tropiezo Europeo.