En columnas anteriores mencioné que León podría llegar a pagar caro el cambio de técnico a mitad de un proceso o competencia, y no tanto por el estilo de juego entre un técnico y otro, sino porque es complicado asimilar una idea futbolística diferente sobre la marcha.

Durante el partido que la Fiera jugó frente a Rayados de Monterrey el Sábado pasado sucedieron muchas cosas a destacar: Elías Hernández se incorporaba de gran manera por los costados centrando y desbordando, parecía un duelo parejo en velocidad ante Castillo, pero el esmeralda sacaba la mejor parte, tanto que así cayó el gol de Moralez, y a Castillo le costó el cambio.

Durante el primer tiempo y a pesar de la confusiones de Magallón sobre si tenía que agregarse cuando Elías se incorporaba al frente y abandonar esa solida línea de 4 en el fondo, León se mostró muy bien, contundente, con buen trato de balón y juego por los costados, además de una gran labor de recuperación entre Aldo Rocha y el “Gallo” Vázquez, haciendo que Monterrey se mostrara confundido por momentos. Y es que parecía que el partido iba a ser sólo un trámite para que León consiguiera los 3 puntos en casa. Sin embargo para el segundo tiempo Mohamed modificó y sacó a Castillo que tenía problemas para marcar a Elías  e ingresó a Walter Ayovi con más marca, experiencia y quien limitaba las subidas de Hernández al ataque.

Poco a poco León se fue replegando y regalando metros en el terreno de juego, no sé si por el parado del “Flaco” Tena o por el empuje de Monterrey. Fue entonces que Funes Morí ante un fuerte reclamo se iría expulsado, parecía que León respiraba, algunos jugadores de Rayados mostraban cansancio por la fecha FIFA, pero no bajaban los brazos, característica principal en los equipos de Mohamed.

Lo que si es lamentable fue lo que sucedió para el segundo tiempo  cuando Dorlan se enganchó con una parte de la tribuna y un sector de aficionados que empezó a gritarle insultos al jugador, donde Dorlan simulaba ser un mono, chango o primate. Enseguida Mohamed notó eso, y al haber perdido a su único nueve decidió ingresar a Aldo de Nigris para que llevara la indicación de invertirse y jugar cambiado de banda, Aldo anotaría el empate en una soberbia definición y el resto del partido jugaría de poste bajando balones para unos cansados pero insistentes Sánchez y Pavón.

Así cayó el gol del triunfo de Rayados, con corazón, empuje y garra que le faltó al conjunto esmeralda para sacarle el partido a un rival con uno menos.

En el poco tiempo que llevo cubriendo a León pocas veces vi lo que paso este sábado, la afición esmeralda abandonó el inmueble antes del silbatazo final, síntoma claro de que lo que pasa en la cancha con su equipo no le está gustando.

12637243_10156699530410122_1333898996_o

macip lobato carlos

@MacipFt