El estadio Nou Camp, casa del Club León, dejó de pertenecer al Grupo Pachuca, sus nuevos dueños son Roberto Zermeño y su socio, Héctor Hernández, después que hace unos meses un juez decidiera que Roberto Zermeño es el legítimo dueño del estadio, mismo que era administrado por el municipio.

El desalojo comenzó a la media noche mediante una fuerte movilización que incluyó el resguardo de los trofeos y pertenencias que se encontraban al interior del estadio. La directiva del club mandó una camioneta tipo Van de color blanco cerca de las 3 de la mañana para extraer los trofeos pertenecientes al club, mismos que se encontraban en las oficinas; inmediatamente se observó el acceso de unos camiones con el logotipo de Grupo Pachuca y el escudo de León, se presume que estas unidades sacaron otros bienes materiales que había en las oficinas como: Computadoras, vitrinas , sillas, mesas, escritorios y demás artículos.

Cerca de las 3:15 de la mañana, la tienda oficial que se conocía como “La guarida” fue desmontada en su totalidad, mientras que los artículos que se vendían ahí fueron montados en diferentes vehículos de carga.

Se presume que el encuentro entre el Club León y el Club América que se disputará en 10 días se juegue en el estadio Sergio León Chávez, mismo que le pertenece al Club Irapuato que juega en la Liga Premier MX.

Los aficionados del conjunto “esmeralda” se mostraron sorprendidos con el cambio de dueño y el desalojo del inmueble que se inauguró el 1 de marzo de 1967 con una capacidad para 31,297 aficionados y que vio jugar en él al extinto equipo Unión de Curtidores y al actual líder del torneo, el Club León.