El futbol es uno de los deportes más populares en el mundo, y desde sus inicios ha servido como una herramienta de escape de la realidad, desde el proletariado inglés durante la revolución industrial, hasta una Argentina víctima de una dictadura militar, el futbol siempre ha estado presente para sobrellevar estas situaciones, y este es el caso del Salvador en la actualidad, un país que se encuentra en una dura situación política pero que está buscando consuelo en el deporte.

El rival de México el día de hoy, se encuentra en una difícil situación política al grado de que Amnistía Internacional declaró que los derechos humanos en El Salvador se encuentran en peligro. Y actualmente entre sus pocos consuelos se encuentra el futbol, donde han permanecido estancados por varias décadas debido al mal manejo y poca inversión de sus dirigentes.

Solo han clasificado a dos copas del mundo: México 70 y España 82, han pasado 40 años sin acudir a la justa mundialista, nunca han ganado la Copa Oro y su única final disputada fue en el 82, a pesar de eso, su selección conocida como “la selecta” sigue generando una emoción indescriptible en los salvadoreños, que buscarán consuelo en el deporte por una situación totalmente alejado del mismo.