Caen de nuevo

A pesar de su buen juego en Tampico, Bravos regresa a casa a enfrentar al Atlante, pero se lleva una gran sorpresa al recibir tres goles por parte del equipo visitante, dejándolos sin oportunidad de quedarse en los primeros ocho lugares dentro de la zona de clasificación. 

La primera anotación se dio al minuto 19, Giancarlo Maldonado colocaba el balón por encima de Iván Vázquez quien dudo en su salida y esto dio oportunidad al venezolano de poder hacer el gol que los llevaría a la delantera. 

Con llegadas de parte del conjunto juarense que no hacían más que perderse antes de llegar a la portería, o hacer que los disparos salieran por encima del arco, se iba la oportunidad de poder empatar antes del medio tiempo y poder obtener tan solo un respiro de esperanza para que el partido no se perdiera.  

Regresando del medio tiempo, él técnico Miguel de Jesús Fuentes, realizó dos cambios dentro de su cuadro, mandando a cancha a los dos colombianos, Johan Arango y Carlos Ibargüen, con ellos trataría de ir para enfrente y tratar de conseguir el empate.  

Los cambios no servirían de mucho ya que el equipo de Sergio Bueno se iría al frente para poder sacar la mayor ventaja y lo lograrían, Fernando Fernández aprovecharía dos veces los errores defensivos de Bravos y terminaría con toda esperanza juarense.  

La primera anotación se daría al minuto 55, Fernández se quedaría desmarcado por la defensa de Bravos y haría un espectacular gol de cabeza, dejando a Iván sin ninguna posibilidad de poder sacar el balón.  

En la segunda anotación, el mismo Fernández aprovecha el error en conjunto de Juárez, otro cabezazo al minuto 59, le da la victoria definitiva a los que venían de visita.  La mala suerte se mantendría con los fronterizos, el brasileño Lucas Xavier, se iba expulsado y dejaba al equipo con un jugador menos.  

A solo tres minutos de finalizar el partido, el jugador de Atlante Uriel Álvarez le mete un codazo a Ibargüen dentro del área, por lo que el asistente informa al central que se tiene que marcar una pena máxima y mandar a los vestidores al jugador. 

Para terminar de matar el partido, Ibargüen decidido a cobrar el penal, hace el disparo y lo estrella en el poste izquierdo, dejando el marcador en ceros para el conjunto juarense.  Con marcador final de tres goles sobre cero, Atlante consigue la victoria y Bravos un abucheo por parte de su afición.  


Sarahi Sagarnaga

No hay comentarios

Agregar comentario