Por: Mariana González

Recordado como “la casa del dolor ajeno” por ser una de las canchas más complicadas para los equipos de la liga mexicana de futbol, el antiguo Estadio Corona representa el lugar donde el conjunto de Santos Laguna vivió grandes batallas junto a su afición, misma que cada 15 días llegaba a las 4:00 de la tarde para apoyar al equipo y cumplir con otro objetivo: complicarle el partido al rival.

El recinto que tenía capacidad para 18 mil aficionados, terminó de ser construido el 2 de julio de 1970, año en el que México organizó su primer mundial, y fue nombrado como Estadio Moctezuma, casa de los Diablos Blancos del Torreón hasta 1974 y de la Ola Verde, quien tomó su lugar para permanecer cuatro años más (1978) hasta ser vendido. Esto provocó que el futbol profesional se ausentara en La Laguna por un corto periodo de tiempo.

Fue hasta el 4 de septiembre de 1983, cuando el balompié regresó a la comarca con la llegada de Santos IMSS de la segunda División “B”, que en el partido inaugural enfrentó a los Bachilleres de la U. de G. Este partido tuvo como juez central a Juan de Jesús Lazarín, quien fue auxiliado por Pedro Hernández y Jesús García Muruato, y en el cual el equipo local resultó vencedor 2-0 con goles de Leobardo ‘Nono’ Avalos y José Luis ‘Pipa’ Hernández.

Tras una buena temporada, el equipo logró el ascenso a la Segunda División “A”. A su vez, el IMSS quitó el patrocinio a dos equipos de primera división, cuatro de segunda y uno de tercera, entre ellos Santos. Sin embargo, un grupo de laguneros encabezados por Salvador Neochea tomaron las riendas. Mientras que para 1986, se dio el cambio de nombre a Estadio Corona, en el cual se albergó un partido de selección mexicana que sirvió de preparación rumbo al mundial de ese año.

Con Santos Laguna en la Primera División, el Coloso de las Carolinas fue el escenario de cinco finales, de las cuales los Guerreros salieron campeones en tres de ellas: Invierno 96 contra el Necaxa; en el Verano 2001, cuando enfrentaron a Pachuca; y en el Clausura 2008 al imponerse a Cruz Azul. Mientras que en las dos restantes obtuvieron el subcampeonato contra Tecos UAG (1993-1994) y Toluca (2000).

También, en la ”casa del dolor ajeno” los Guerreros tuvieron actividad en la Copa Libertadores de América 2004, cuando recibieron al River Plate de Argentina, que ganó por la mínima diferencia en la ida y en el partido de vuelta se encargó de arruinar la fiesta de los laguneros al eliminarlos en tanda de penales.

La historia del Santos Laguna en el Estadio Corona terminó el 1 de noviembre de 2009, Día de Todos los Santos, al jugarse un partido contra los Pumas de la UNAM. Matías Vuoso anotó el último gol a favor de los Guerreros para darles el empate y, al finalizar, Gustavo Villa, el directivo con más tiempo en el club, apagó las luces del estadio, mientras decenas de mariachis interpretaron el “Cielito lindo”, “Las Golondrinas”, entre otras emotivas canciones.

Los jugadores, con los ojos llorosos, dieron la vuelta olímpica mientras que los aficionados arrancaban pedazos de pasto y agitaban pañuelos blancos para despedirse de lo que fue su casa por 26 años. Después de registrar  416 partidos, y culminar con 728 goles a favor de Santos y 462 en contra, el “Coloso de las Carolinas” cerró sus puertas y con ello un gran capitulo en la historia de los albiverdes, quienes lo despidieron con todo el honor que merecía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

3.102 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress